América, Rivadavia. Pcia. Bs.As info@agrosyn.com.ar

Compost humano: convertir los cadáveres en tierra para ayudar al medio ambiente

Washington está a punto de convertirse en el primer estado en adquirir una alternativa a la hora de los entierros conocida como “reducción natural orgánica”, un proceso de descomposición acelerada que convierte los cadáveres en tierra en unas semanas.

La propuesta de ley para legalizar el proceso, referido vulgarmente como “compost humano“, ya fue aprobada por la legislatura y se le envió al gobernador demócrata Jay Inslee. Si todo sale como lo planeado, la nueva ley entraría en vigencia a partir del 1 de mayo del 2020.

Medios internacionales indicaron que Jaime Smith, vocera de Islee, dijo que si bien la oficina del gobernador aún está revisando la medida, “parece ser una iniciativa seria para reducir el efecto ambiental que tenemos en la Tierra”.

El patrocinador del proyecto de ley, el senador demócrata Jamie Pedersen, dijo que “tiene sentido deshacerse de cadáveres de esta manera, con un mínimo efecto ambiental, especialmente en zonas urbanas hacinadas”.

Cabe remarcar que el proceso de reducción natural orgánica produce 0,76 metros cúbicos de tierra por cadáver, y aseguran que es lo suficiente como para llenar dos carretillas grandes.

A la izquierda, el resultado final de una composta de vaca. A la derecha, una combinación de madera, alfalfa y paja, usados en el proceso de descomposición (AP)

Pedersen aclaró que las mismas leyes que se aplican a la incineración de restos se aplican al compostaje: los familiares pueden mantener el abono en urnas, usarlo para plantar un árbol en una propiedad privada o esparcirlo en terrenos públicos del estado, siempre y cuando cumpla con las regulaciones existentes relacionadas a restos humanos.

“Es sorprendente que uno tenga esta experiencia humana universal y esta es un área donde la tecnología no ha hecho nada por nosotros. Durante miles de años hemos tenido dos maneras de deshacernos de los cadáveres: enterrar y quemar“, dijo Pedersen y agregó que “parece un área lista para que la tecnología nos ayude a tener mejores opciones de las que hemos tenido”.

Por último, cuentan que Katrina Spade, fundadora y directora general de Recompose, era una estudiante de postgrado de arquitectura en la Universidad de Massachusetts Amherst cuando se le ocurrió esta idea, emulando la práctica que los agricultores han usado durante décadas para deshacerse del ganado muerto.

Fuente: Infocampo