América, Rivadavia. Pcia. Bs.As info@agrosyn.com.ar

El tambo sigue teniendo más participación que la industria en el precio final de la leche

leche maní

La Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina, (FADA) dio a conocer su último informe
acerca de cómo se forma el precio de la leche a lo largo de la cadena, desde el productor a la góndola.

El resultado del estudio marca que la leche registró un precio promedio de $57,41 en febrero conformado por el tambo que representa el 30,2% del precio, la industria el 27,4%, el comercio el 15,6% y el Estado el 26,8%.

En pesos, de los 57,41 promedio que cuesta el sachet de leche, la participación sería así:
Tambo – ($17,35)
Industria – ($15,72)
Comercio – ($8,96)
Estado – ($15,39)

Natalia Ariño, economista de FADA remarcó que “desde que la leche sale del productor hasta que le llega al consumidor, el precio se multiplica 3,22 veces y que a lo largo de la cadena, ese precio se va componiendo por los costos (72%), los impuestos (26,8%) y el resultado (1,2%)”.

David Miazzo, economista jefe de FADA, señaló que “un ítem muy importante que cambió la composición del precio de la leche fue la reimposición del IVA a la leche, que se había reducido al 0% y subió nuevamente en enero al 21%, por eso los impuestos recuperaron participación”.

¿Qué pasó con el coronavirus?

“En estos tiempos, debido a la Pandemia de Covid-19 y la cuarentena, el contexto nacional y mundial tiene sus efectos sobre la cadena láctea como también en otras actividades económicas y productivas“, indica Miazzo.

Y continúa: “En las primeras semanas de aislamiento obligatorio aumentó el consumo de productos lácteos porque los consumidores se vieron incentivados a stockearse con productos básicos, entre ellos la leche larga vida. Esto se debió a algunos temores en torno a problemas de abastecimiento, que  fortunadamente no sucedieron en prácticamente ninguna cadena alimentaria. Sin embargo, es esperable que este pico de consumo se vea afectado a mediano plazo por la caída en la actividad económica, el empleo y el poder adquisitivo, producto de los efectos económicos de la pandemia y cuarentena, afectando el consumo interno y las exportaciones de manera negativa”.

Fuente: Infocampo