América, Rivadavia. Pcia. Bs.As info@agrosyn.com.ar

La BCR pronostica una caída de un millón de toneladas más para el trigo por la sequía

“El volumen triguero cayó un millón de toneladas de octubre a noviembre. En este ciclo 2019/2020 la siembra interanual de trigo creció un 4% pero el volumen será el mismo que el de hace un año, 19 millones de toneladas, si es que no siguen desmoronándose los rindes. A pesar de que se hizo una gran apuesta por el cultivo, siendo la siembra más importante de los últimos 18 años, en fertilización y cuidado del cultivo, y el potencial triguero tenía todo para superar los 22 millones de toneladas, la nueva estimación de noviembre señala una nueva caída con 19,0 MTn. En estos momentos, se están desarrollando tormentas sobre el territorio Argentino. Sobre el sudeste bonaerense dejaron poco más de 15 milímetros”, informó la Guía Estratégica para el Agro.

Faltaron 100 a 250 mm

Extremadamente escasas: así se comportaron las precipitaciones del trimestre frío y los meses que le siguieron en Argentina, que siguen sin resolver la faltante de agua. Respecto a las medias de los últimos 30 años, desde el 1/7 al 12/11, a Córdoba le faltan entre 100 y 150 mm lo mismo que al sur de Santa Fe. En La Pampa la deuda es de 150 a 200 mm y en buena parte de Buenos Aires supera los 200 mm. Y esto se correlaciona con menores rindes y pérdidas de área. En territorio bonaerense se van a perder casi 100 mil ha trigueras. En La Pampa, 60 mil ha y en Córdoba, casi 50 mil ha, señaló el informe de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Chau rinde

“El rinde nacional triguero cae por debajo de la barrera de los 30 quintales. Con 600 mil ha cosechadas, un 9% de avance, siguen los ajustes negativos en trigo. En un mes, el rinde triguero
argentino pasó de 30,8 qq/ha a 29,6 quintales. Las expectativas se han desmoronado respecto a hace un mes, en La Pampa cayó 5 quintales. Le sigue Santa Fe con casi 3 qq/ha, y Córdoba y Buenos Aires con 1,5 quintales menos. Entre Ríos mantiene altas chances productivas pero temen que la continuidad de las lluvias desate un fuerte foco de fusariosis. En Chaco y Santiago del Estero, el 90% de la cosecha mostraba números superadores con 4 y 5 quintales más de lo que se esperaba hace un mes. Pero el regreso de las lluvias ha dejado en los últimos días entre 45 y 70 mm y pone en riesgo la última tanda que falta por cosechar”, informó el GEA de la BCR.

Fuente: Infocampo