América, Rivadavia. Pcia. Bs.As info@agrosyn.com.ar

Murieron 3.500 ovejas de hipotermia en Corrientes luego de que las esquilaran por el calor

La semana pasada las temperaturas en la zona de Curuzú Cuatiá, en Corrientes, se acercaron a los 40° de calor. Y varios productores decidieron esquilar a sus manadas de ovejas, sin saber que el domingo el escenario cambiaría por completo y las térmicas quedarían por debajo de los 10° C.

Por la llegada de un temporal de lluvias y frío, un total de 3.500 ovejas murieron de hipotermia, lo que provocó fuertes pérdidas económicas para las cabañas de la localidad del centro sur provincial.

Desde el gobierno local ya están al tanto de la situación, y les pidieron a los productores afectados en sus majadas post esquila que se comuniquen con el Ministerio de Producción o con la Oficina Ley Ovina Corrientes para avanzar en soluciones.

De hecho, el secretario de Ganadería y Agricultura, Manuel García Olano, habló con el diario local El Litoral y aseguró que no descarta convocar a la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria para obtener asistencia. Además, contó que ya habló con Nación.

“Ocurrió en tres establecimientos, de medianos y grandes productores”, detalló García Olano. “Estos animales son sensibles a estas modificaciones meteorológicas”, lamentó, y remarcó que las cabañas afectadas son “muy tradicionales de Curuzú” y cuentan “con muchos años de inversión en genética de los animales, de una muy alta calidad y valor”.

Según el funcionario, recuperar el stock de ovejas “puede llevar de dos a tres años”, pero lo más complejo “es lo vinculado a la calidad genética”, dado que es “algo que demandó inversiones durante 30 ó 40 años, con insumos de otras provincias o países como Uruguay”.

Fuente: Infocampo