América, Rivadavia. Pcia. Bs. As. info@agrosyn.com.ar

Algunos consejos clave sobre el muestreo de suelos para los cultivos de verano

Se inicia la campaña de maíz y girasol en las principales zonas productoras del país y la importancia de la fertilización se pone sobre la mesa. Pero, para ello, es necesario un buen diagnóstico

“Frente a la situación económica actual y considerando el impacto del fertilizante en los costos de producción (30%-40% según cultivo/zona), resulta imprescindible ser muy eficientes en el uso de los nutrientes”, señala el informe del grupo técnico de Laboratorios Fertilab, del sudeste bonaerense. 

El diagnóstico de la fertilidad de suelos y la recomendación de fertilización de cultivos contemplan diferentes etapas entre las que se destacan:

  • Muestreo de suelo.
  • El análisis propiamente dicho.
  • La interpretación de los resultados.

La primera etapa resulta clave, dice el grupo técnico, dado que es el primer paso dentro del proceso que lleva a la recomendación de fertilización y representa solo el 1% al 2% del costo de los fertilizantes.

El muestreo

Un adecuado muestreo de suelo permitiría evaluar con mayor precisión la disponibilidad de los distintos nutrientes y, por ende: 

  • Muestrear por separado áreas o ambientes de diferente productividad.
  • Tomar 25-30 submuestras por muestra, principalmente, en muestreos superficiales.
  • Repetir la muestra superficial para nutrientes poco móviles como el fósforo.
  • Elegir el momento y profundidad de muestreo según nutriente.

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre las consideraciones finales del equipo técnico, estos citan: 

  • En ambientes con bajo contenido de materia orgánica, textura gruesa e historia de varios años bajo riego es importante en las muestras superficiales analizar zinc, en lotes destinados a maíz, y boro, en lotes destinados a girasol.
  • En lo que respecta al cultivo de papa es importante tener en cuenta el monitoreo del contenido de nitrógeno en planta mediante el muestreo de pecíolos, a partir del inicio de tuberización (aproximadamente a partir de los 50 días después de la plantación).
  • Nitrógeno anaeróbico: Se recomienda realizar cada dos o tres años en lotes con condiciones de manejo contrastantes con el objetivo de mejorar la precisión de la recomendación de nitrógeno de los cultivos (maíz, papa y girasol).

Fuente: Infocampo

×